6 meses de relación cotizaciones

Consejo, Laburo desde Arg, cobro en USD

2020.08.24 21:51 federicobal Consejo, Laburo desde Arg, cobro en USD

Hola Gente, les hago una consulta para evacuar dudas y conocer la opinión de todos...
recientemente me salió la posibilidad de asesorar a un cliente extranjero de Hong Kong, al cual le voy a cobrar en USD y sin factura porque yo soy empleado en relación de dependencia con otro laburo (normal, en pesos en arg). (consegui el laburo por un conocido en comun, es mas que nada un favor con beneficios :) )
EL monto a cobrar no es una suma exorbitante .. USD 2000 por un laburo que me llevara 4 meses ... la forma de pago es por presentación de informes.. es decir, 4 informes de USD 500 cada uno ..
La empresa de HK insiste en hacerme transferencia del monto del 1er informe como adelanto y aca me surge la duda.. la empresa me pide que si o si la transferencia sea de HK a una cuenta argentina porque asi la empresa tiene un beneficio impositivo en su pais por una politica de incentivo... por ende no podria yo usar una cuenta de Dukascopy por ejemplo...
Se que si me transfieren directamente, al no ser monotributista van a saltar las alarmas y me van a pesificar al oficial, lo cual no quiero, ademas de preguntar porque me llega esa plata sin haber emitido factura alguna ..
estaba evaluando la opcion de western union .. que la empresa china me transfiera por WU.. ahi creo que se cobra en pesos, pero en cotizacion CCL no?... ademas no habria que presentar facturas de ningun tipo
submitted by federicobal to merval [link] [comments]


2020.07.10 00:42 ffuentes Detalles que nunca se toman en cuenta cuando se habla de pensiones

Aunque después de la inmigración este tema de las AFP debe ser de los más tóxicos, creo que algo se puede decir al respecto. El hecho de que las AFP sean parte de la ideología de los últimos 40 años hace que sea difícil hablar del tema seriamente. Es una vaca sagrada. Entonces ahí aparecen las falsas dicotomías "es que si no hay AFP va a haber reparto". Igual creo que la mayoría tiene claro que en un país con baja natalidad y alta esperanza de vida, un sistema puramente de reparto no suena a una buena idea.
Pero saben? La diferencia no explicada entre la AFP y otros sistemas como los que se emplean en el centro y norte de Europa no es la mecánica, es la certidumbre. Y ese es el primer detalle. Nunca se dice esto pero lo que un sistema de pensiones debería dar es seguridad social. No importa si hablamos de un sistema de reparto o un sistema mixto o un sistema no contributivo, donde las pensiones vengan del presupuesto del Estado (de los impuestos).
Doy un ejemplo: Tienes una tía que vive en un país con seguridad social. Esta persona tiene un trabajo y su empleador cotiza mes a mes. Pues bien, esta persona sabe (o puede averiguar fácilmente) que si cotiza cierta cantidad de meses va a obtener una determinada pensión en relación a su salario promedio, es decir, hay una tasa de reemplazo conocida. Si bien no es un ahorro, con las cotizaciones adquiere un derecho. A eso ella si quiere puede añadir un ahorro propio en un fondo de pensiones privado, etc.
En Chile qué pasa con la misma tía? Esa señora tiene un trabajo y su empleador le cotiza mes a mes. Esta persona está juntando plata en una cuenta que se invierte en los mercados financieros (que ella no entiende y no tiene por qué entender). No tiene idea de con qué pensión se va a retirar y los estimados que le envían (que se basan en su ahorro) en las cartolas de la AFP no son muy alentadores a pesar de que cotiza mes a mes. Eso sí, "la plata es suya" pero más allá de eso no tiene certezas.
Mucha gente se da cuenta al llegar a la edad de jubilación o cerca, que al retirarse van a recibir la mitad o un cuarto de su salario actual. Por tanto, siguen trabajando. Un buen ejemplo son muchos profesores, pero casi todos los asalariados tienen este problema.
"Es que ahorramos muy poco" es algo que se suele decir y es verdad. Me acuerdo de haber hecho un script hace tiempo para calcular cuánto necesitabas ganar para obtener una tasa de reemplazo digna y a menos que cotizaras 35-40 años de corrido no te iba a dar para una pensión decente con el ahorro obligatorio.
Lo que no se suele tener en cuenta es que si tú quieres aumentar la cotización tendrías que aumentar el costo de la mano de obra o bajar los sueldos. Por eso nadie se ha apurado mucho, porque el efecto económico de aumentar la cotización obligatoria del 10 al 15% o del 10% al 20% no es menor. En un país con una economía de trabajo de baja o nula cualificación (y bastante caro también por otras razones que son interesantes).
Otro aspecto es que, de por sí, los departamentos de RR.HH. o los contadores en las PYMES tienden a calcular los sueldos imponibles minimizándolos al máximo. Entonces si ganas 500.000 pesos y nunca miras tus cartolas puedes llegar a suponer "bueno, debo estar cotizando alrededor de 50.000 a mi AFP" pero obviamente no es así. Por lo tanto, ahorras mucho menos de lo que crees.
Cotizar poco es un problema con o sin AFP.
Finalmente, el tema que nunca se menciona o se habla de manera muy ligera es el de la informalidad laboral. Mucha de la gente que protestaba por el hambre en El Bosque en Santiago o en los cerros de Valpo lo hacía por eso, porque ellos salen a trabajar a la calle o en algún negocito chico que no puede contratarlos.
A diferencia de los sistemas de pensiones de los países desarrollados, los países en desarrollo tienen una alta informalidad con la que tienen que lidiar. Es decir, mucha gente que trabaja a trato por poco dinero, sin contrato o bien son vendedores ambulantes o similares que no cotizan. También pasa con gente que está trabajando legalmente con boletas de honorarios (independientes) pero se supone que esto se reformó aunque no hace mucho.
Es fácil pensar en esto como una "casta inferior" de la sociedad que no tiene nada que ver conmigo pero tener pequeños "emprendimientos" por necesidad (no poder entrar al mundo laboral formal) es algo que le puede pasar a cualquier asalariado. Entonces ahí vienen las lagunas previsionales (que a veces las mentan como si fueran culpa de la persona "cómo se les ocurre tener lagunas previsionales! Qué irresponsables").
Al 2020 nuestra situación es incluso peor que la de los años 80s cuando partió el sistema y donde los trabajos formales tenían más estabillidad. Quedar sin trabajo de un momento a otro no es tan raro. Esto también tiene que ver con la economía del capitalismo financiero que espera ganancias a corto plazo junto con el avance tecnológico (la migración campo ciudad también ocurrió por el avance tecnológico). Incluso los que trabajan en empresas grandes reconocerán las famosas "reestructuraciones" que desarman departamentos completos para alcanzar las metas de utilidad y hacer más óptima la empresa.
En mi opinión, es inevitable que parte del sistema de pensiones involucre (en un sistema mixto que creo que sería lo ideal) un % no contributivo que haga que parte de los impuestos recaudados de esas mismas empresas vaya a las pensiones y ayude a compensar esas "lagunas" que el mismo capitalismo actual genera. Y no sólo para los más desfavorecidos como lo hace la PBS o el APS sino que para el 99% de la gente que vive de su trabajo.
ML;NL: No se suele tener en cuenta en el análisis de las pensiones que el sistema no sólo tiene que ser estable sino que dar certidumbre también a los cotizantes. Por otra parte, se cotiza poco pero cotizar más es complicado para las empresas y para el grueso de la gente, inviable. La informalidad laboral y la inestabilidad laboral hacen que el sistema de pensiones no se pueda basar sólo en un modelo europeo donde esos problemas son minoritarios. Necesitamos un sistema de pensiones mixto (y el "AFPs o reparto" es una mentira cochina) .
submitted by ffuentes to chile [link] [comments]


2017.05.11 10:24 soucasen regulación del cànnabis

  1. Libertades Las personas usuarias de cannabis deben de ser descriminalizadas, sus cultivos regularizados y todos sus derechos respetados y defendidos. Proponemos que se despenalice el cultivo y la tenencia de cannabis a nivel personal y colectivo. Regular la actividad de los Club Sociales Cannábicos (CSC). Realizar los cambios legislativos necesarios, derogar la ley mordaza y convocar una mesa de trabajo sectorial para presentar una propuesta estatal que garantice las libertades y derechos fundamentales de las personas usuarias. La prohibición causa más problemas que las propias drogas y es necesaria una política de drogas justa y eficaz. 2. Modelo Productivo Regularización del consumo, la producción de cannabis y sus derivados. En este país hay muchos intereses económicos y personales alrededor de este tema, más aún después de la exitosa experiencia en Colorado, EEUU, creando empleo y recaudando impuestos (el caso uruguayo no lo es tanto, ya que le da la concesión a la industria farmacéutica, obliga a un registro personal y mantiene en secreto el origen de las semillas). Es hora de aceptar la realidad y desarrollar un marco regulatorio como medida para crear empleo y más aún cuando más de 63% está a favor del uso lúdico. 3. I+D+i Política Científica Legalizar la marihuana con fines terapeuticos, recreativos y el proceso investigativo Legalizar el cultivo, producción, uso y consumo de la marihuana para la investigación, el uso terapéutico y el uso recreativo. Las propiedades terapéuticas de la planta Cannabis sativa se utilizan desde hace siglos y en la actualidad existen numerosos grupos de investigación centrados en comprobar la actuación de los cannabinoides sobre diversos sistemas fisiológicos (motor,neuroendocrino, cardiovascular, etc) en beneficio de la salud del hombre y los animales. 4.Salud Pública Reglamentación del cultivo, manufactura y venta de productos derivados del cannabis Aparte de la utilidad de la planta como materia prima para fabricación de ropa y productos cosméticos, el principio activo del cannabis, el THC, se puede usar como producto farmacológico y como producto de consumo lúdico. La legalización de estos productos, que de todos modos se consumen, favorece un control sanitario, posibilidad de informar a los consumidores, la creación de puestos de trabajo y la recaudación fiscal. El desarrollo legislativo que abarca control aduanero, regulación de transporte, legislación sobre tiendas, etc... Los verdaderos motivos por los que los productos derivados de la planta del cannabis son ilegales en la mayoría de los países, se fundamentan en intereses económicos. Dado que la producción de textiles derivados del cáñamo amenazaba el mercado de productos derivados del algodón, EEUU decidió que el cannabis sería ilegal. Así se favorecía el cultivo del algodón en que los americanos son especialistas. Aparte de la utilidad de la planta como materia prima para fabricación de ropa y productos cosméticos, el principio activo del cannabis, el THC, se puede usar en dos grandes vertientes: como producto farmacológico y como producto de consumo con efectos sobre el sistema nervioso. Teniendo en cuenta que la segunda vertiente es la que prima, la mayoría de la población está consumiendo un producto que no ha pasado por controles de sanidad y consumo; cuyos beneficios van al mundo del narcotráfico y no redunda en la Hacienda Pública. La legalización garantiza el consumo en dosis y condiciones óptimas, de modo legal y con una carga fiscal que beneficie a toda la sociedad. También hay que tener en cuenta que, al ser ilegal su cultivo para la venta, la mayor parte del comercio de estos productos, hachís, marihuana y sus derivados, viene de fuera del País Valenciano, por lo que no crea beneficio en el sector del cultivo autóctono. El consumo de cannabis en el País Valenciano es un hecho, por lo tanto se hace necesaria la legalización de estos productos para favorecer un control sanitario y educacional, la creación de puestos de trabajo y la recaudación fiscal. Si de los 1100 millones de euros que se estima mueve en España el Cannabis, solo para consumo lúdico, se gravase la mitad de impuestos que se gravan al tabaco (que son del 80% del precio de la cajetilla), la medida supondría un ingreso de 440 millones de euros al año, sin contar con las cotizaciones de los nuevos trabajos, licencias de apertura, consumo de productos derivados, etc,que esto generaría. Si se gravase el mismo 80% serían unos ingresos de 880 millones al año. Por otra parte, los beneficios farmacológicos de los productos derivados del cannabis están más que demostrados: reducción de náuseas en el tratamiento con quimioterapia, analgesia efectiva en enfermedades que provocan gran sufrimiento, antidepresivo natural que no provoca adicción física, diferentes utilidades para las afecciones de piel, y un largo etcétera. Debe darse a los médicos y farmacias la posibilidad de dispensar productos del cannabis bajo receta médica, dado que sus efectos secundarios son, con mucho, más benignos que los de la mayoría de los ansiolíticos o inhibidores selectivos de la serotonina, relajantes musculares o analgésicos. No podemos olvidarnos de que se recetan y expenden todos los días derivados del opio y opiáceos, por poner un ejemplo. Por lo anteriormente expuesto, solicitamos: La producción Despenalización total del cultivo para autoconsumo. Cualquier persona podrá poseer la cantidad que desee de plantas de cannabis para su consumo o uso personal. En caso de querer hacer negocio a pequeño nivel con lo cultivado en su propia vivienda o finca, debería ser siempre bajo la advertencia de que se trata de plantas cultivadas por sí mismo y dicha actividad deberá armonizarse (siempre que sea una actividad económica y no de intercambio) con el resto de actividad de autónomos, penalizándose en todo caso la actividad económica no regulada, pero no el cultivo. En caso de terrenos de cultivo superiores a 25 m2, el dueño deberá notificar a la autoridad competente (guardia civil) de su cultivo, para las precauciones necesarias en caso de incendio. 5.-­‐ Especialización del cultivo La producción debe estar controlada desde los organismos públicos de Sanidad y de Industria. La planta puede cultivarse para la fabricación textil, pero las semillas para la fabricación de fármacos o consumibles. Esto debe estar acreditado desde la compra de semillas hasta la venta del producto cultivado. De este modo, la presión fiscal siempre será la adecuada y la cepa cultivada podrá analizarse en función a su utilidad final. Estará prohibida la venta y distribución no especificada en el tipo de cultivo y el autoconsumo de los trabajadores o dueños de la plantación, para evitar el menudeo o el consumo de productos que no cumplan la función esperada. 6.-­‐Vigilancia aduanera Se buscará una absoluta armonización entre las leyes de exportación e importación con respecto a otros países en que sea legal la producción o consumo de productos derivados de cannabis, tanto con respecto a los productos elaborados como a las semillas o la planta recolectada y sus componentes. Es decir: no estará prohibida la exportación e importación, pero estarán reguladas bajo las premisas de los ministerios de Sanidad, Hacienda y de justa competencia. 7.-­‐Transporte, recogida y empaquetamiento Se debe adecuar a los estándares de transportes de mercancías peligrosas en función del tipo de producto que se esté transportando, si son semillas, troncos, etc, tanto de productos elaborados como de producto no elaborados. Los medios de transporte deben ser adecuados en cuanto a seguridad, ventilación, etcétera. La recolección y empaquetamiento también debe cumplir los estándares adecuados de seguridad para evitar cualquier riesgo de intoxicación inmediata o acumulada. 8.-­‐Elaboración y venta Productos farmacológicos: Dependiendo de los efectos buscados se permitirán la fabricación de productos adecuados en formato y dosis, al efecto beneficioso que se busque, con todas las garantías farmacológicas y de Sanidad. Estos efectos y los posibles efectos adversos quedarán perfectamente reflejados en el prospecto del producto, y solo podrán dispensarse en farmacias y con receta médica cuando así lo considere el Ministerio de Sanidad. No serán considerados productos propios de herboristerías o tiendas de remedios naturales. Productos de consumo: habrá dos tipos de productos de consumo privados del cannabis: los monodosis y los ingredientes. Los monodosis serían cigarrillos, chicles o cualquier otra presentación monodosis en la que estén perfectamente indicados sus efectos. Podrán ser puestos a la venta en estancos y en tiendas especializadas. Los ingredientes solo podrán ser puestos a la venta en tiendas especializadas (a las que se les permite también comercializar los productos monodosis). Se trata de ingredientes con los que se pueden elaborar consumibles como cigarrillos, pasteles, etc. Elaboración de productos monodosis: Deberá llevarse a cabo en instalaciones y con medios que aseguren la no existencia de trazas en otros productos que no deban poseer ningún resto de cannabis. Tiendas especializadas: Los dependientes y dueños de tiendas especializadas deben pasar un curso sobre los productos que van a poner a la venta. Las licencias de apertura irán en función de la cantidad de tiendas del mismo tipo que haya en la zona y con el criterio de que no estén cerca de colegios, institutos y centros de ocio familiar. Las licencias solo requerirán tramitación y tendrán un coste lo más asumible posible para que se incentive la iniciativa y el autoempleo. Los cursos también tendrán precios estandarizados asequibles y no será necesario tramitarlos a través de academia. El objetivo es que el dependiente sea capaz de asesorar al comprador sobre dosis y elaboración de los productos para un consumo responsable, y sobre el modo de actuar en caso de una mala reacción o un exceso en la ingesta. Estas tiendas están obligadas a soportar la publicidad informativa que los organismos públicos tengan a bien distribuir en cada momento. Tendrán las mismas restricciones horarias que para la venta de bebidas alcohólicas, en caso de existir dichas restricciones. Tendrán permiso para vender otros productos relacionados con el consumo de cannabis y textiles del cáñamo, pero nunca fármacos. 9.-­‐Consumo responsable y uso consciente Pérdida de facultades: Se mantienen las restricciones en materia de conducción y manejo de maquinaria pesada, y cualquier otra actividad que pueda entrañar un riesgo para uno mismo o para terceros, dejando estas medidas tanto para la DGT como para las autoridades laborales pertinentes. Sin embargo, se detendrán los controles de carretera en materia de THC, hasta que no se encuentre un test inmediato que detecte si se conduce bajo los efectos de dicha sustancia, y no si se ha consumido recientemente. Se retirará el cannabis de la lista perseguida en los controles realizados con Drug Test 5000 de forma inmediata. Según la ONU en España entre el 13% y el 15% de la población es consumidora. Supuestamente según la DGT los accidentes producidos por los consumidores nos genera un gasto de 1,4 millones anuales pero sin embargo gastamos casi 23 millones entre campañas y mantener los dispositivos en operatividad, siendo una medida nada más que recaudatoria y más según los últimos estudios publicados por el Homónimo de la DGT en EEUU, la AAA que determinan los efectos en la conducción a casi 0. Optamos por otros tipos de controles más reales con la sociedad como el sistema TAC (Test de Aptitud a la Conducción), donde se miden las aptitudes para la conducción tras realizar un corto test en un simulador y no por encontrar rastros de 1ng/ml de saliva que solo identifican que han estado en contacto con la sustancia (incluso 3 meses después de su consumo) pero no mide sus efectos en el organismo, ni sus efectos al volante. Esta medida creará mayor protección jurídica tanto a las administraciones, como a la ciudadanía que no se verán presa del afán recaudatorio, separando un uso responsable y consciente del que no. Protección demenores: Tendrá las mismas restricciones que el tabaco en cuanto al consumo de productos fumados, añadiéndose la prohibición de consumirlo en presencia de menores incluso en espacios abiertos que sean susceptibles de ser visitados por menores, tales como parques, afueras de los colegios e institutos, etc. Concienciación sobre el producto: Se establecerá una campaña de información ciudadana, basada en datos objetivos tanto de los beneficios como de los perjuicios del cannabis, por parte de las autoridades sanitarias y de la DGT. Recetas y vademécuns: Un comité de expertos establecerá las circunstancias en que sea recomendable la prescripción de estos productos farmacológicos y se incluirá la descripción necesaria en los vademécum. 10. Igualdad Legalización del Cannabis, con la finalidad de desarticular la economía sumergida de las mafias, como locomotora laboral y medioambiental, tanto a nivel nacional como internacional El consumo de cannabis es algo habitual para una gran parte de la ciudadanía. Las desigualdades son latentes estigmatizando a las personas consumidoras, mientras las redes internacionales del narcotráfico y el terrorismo ven como se incrementa su financiación; capaces de distribuir en menos de 24h en cualquier punto del país. Esta persecución al consumo del Cánnabis, es un gran atentado a los derechos de las personas que siguen ocurriendo hoy en día. Miles de ciudadanos en cárceles, por un fraude a la administración por la venta ilegal, tenencia o cultivo, llenando los presidios de simples peones en una guerra absurda que solo favorece el enriquecimiento de las grandes redes de distribución mafiosas. Venta siempre voluntaria y sin obligación. La hipocresía de una sociedad, que mira a otro lado, sabiendo que solo sirve para mantener un comercio ilegal paralelo, no deja nada más al estado que una larga factura en presidios y dispositivos, sin afectar de forma real la raíz del problema. Todo por una planta con miles de años, de uso y sin ninguna muerte asignada por su consumo, que tras el descubrimiento del Nylon fue siendo prohibida en todos los países, de la mano de EEUU. Una planta que gracias a sus mil usos, nos puede abastecer de biodiesel o frenar terrenos y montes yermos y desolados por distintas erosiones aparte de sus capacidades de fitorremediación entre alguna de sus cualidades que ya se están usando en otros países dentro y fuera de la EU. 11. Libertades Regularización de los clubes sociales cannábicos (CSC) y legalización del Cánnabis terapéutico Esta propuesta NO contiene la legalización del consumo en lugares o vías públicas, así como tampoco permite el ánimo de lucro en ninguna actividad relacionada con el cannabis, buscando así un consenso entre la mayoría de la ciudadanía. Esta propuesta pretende regular el vacío existente alrededor de los CSC, creando un marco legal y regulado de relación con las administraciones que aportaría seguridad jurídica a una realidad ya existente, así como dar vía libre a la investigación médica en torno al cannabis. Objetivos: •Minimizar los riesgos sociales y de salud, especialmente respecto al crimen organizado. •Proteger a los jóvenes mediante restricciones de edad y educación sobre la materia. •Maximizar los beneficios médicos y terapéuticos del cannabis, moviendo su desarrollo científico. •Promover la calidad y la salubridad del cannabis y sus derivados mediante controles. •Reflotar economía sumergida, con la consecuente recaudación de impuestos y creación de puestos de trabajo. Medidas: •Instar a las Comunidades Autónomas a crear una regulación propia de los CSC. •Legalización del estudio y uso medicinal del cannabis en todos sus aspectos. •Permitir el autoabastecimiento y el cultivo compartido, así como las cantidades que suponen consumo propio, entendiéndose siempre en un ámbito privado. •Creación de un protocolo específico para el transporte del cannabis desde el cultivo compartido hasta el local de la asociación, así como establecer un mínimo cuya posesión no sea multada. •Los CSC podrán crear entidades que los agrupen para la consecución de los intereses que les son comunes y su representación. •Las Administraciones Públicas promoverán la creación de órganos de colaboración entre aquéllas y los CSC o entidades que los representen.
submitted by soucasen to ComunitatValenciana [link] [comments]


2017.05.11 10:14 soucasen Regularización del uso terapéutico y recreativo del cànnabis

  1. Libertades Las personas usuarias de cannabis deben de ser descriminalizadas, sus cultivos regularizados y todos sus derechos respetados y defendidos. Proponemos que se despenalice el cultivo y la tenencia de cannabis a nivel personal y colectivo. Regular la actividad de los Club Sociales Cannábicos (CSC). Realizar los cambios legislativos necesarios, derogar la ley mordaza y convocar una mesa de trabajo sectorial para presentar una propuesta estatal que garantice las libertades y derechos fundamentales de las personas usuarias. La prohibición causa más problemas que las propias drogas y es necesaria una política de drogas justa y eficaz. 2. Modelo Productivo Regularización del consumo, la producción de cannabis y sus derivados. En este país hay muchos intereses económicos y personales alrededor de este tema, más aún después de la exitosa experiencia en Colorado, EEUU, creando empleo y recaudando impuestos (el caso uruguayo no lo es tanto, ya que le da la concesión a la industria farmacéutica, obliga a un registro personal y mantiene en secreto el origen de las semillas). Es hora de aceptar la realidad y desarrollar un marco regulatorio como medida para crear empleo y más aún cuando más de 63% está a favor del uso lúdico. 3. I+D+i Política Científica Legalizar la marihuana con fines terapeuticos, recreativos y el proceso investigativo Legalizar el cultivo, producción, uso y consumo de la marihuana para la investigación, el uso terapéutico y el uso recreativo. Las propiedades terapéuticas de la planta Cannabis sativa se utilizan desde hace siglos y en la actualidad existen numerosos grupos de investigación centrados en comprobar la actuación de los cannabinoides sobre diversos sistemas fisiológicos (motor,neuroendocrino, cardiovascular, etc) en beneficio de la salud del hombre y los animales. 4.Salud Pública Reglamentación del cultivo, manufactura y venta de productos derivados del cannabis Aparte de la utilidad de la planta como materia prima para fabricación de ropa y productos cosméticos, el principio activo del cannabis, el THC, se puede usar como producto farmacológico y como producto de consumo lúdico. La legalización de estos productos, que de todos modos se consumen, favorece un control sanitario, posibilidad de informar a los consumidores, la creación de puestos de trabajo y la recaudación fiscal. El desarrollo legislativo que abarca control aduanero, regulación de transporte, legislación sobre tiendas, etc... Los verdaderos motivos por los que los productos derivados de la planta del cannabis son ilegales en la mayoría de los países, se fundamentan en intereses económicos. Dado que la producción de textiles derivados del cáñamo amenazaba el mercado de productos derivados del algodón, EEUU decidió que el cannabis sería ilegal. Así se favorecía el cultivo del algodón en que los americanos son especialistas. Aparte de la utilidad de la planta como materia prima para fabricación de ropa y productos cosméticos, el principio activo del cannabis, el THC, se puede usar en dos grandes vertientes: como producto farmacológico y como producto de consumo con efectos sobre el sistema nervioso. Teniendo en cuenta que la segunda vertiente es la que prima, la mayoría de la población está consumiendo un producto que no ha pasado por controles de sanidad y consumo; cuyos beneficios van al mundo del narcotráfico y no redunda en la Hacienda Pública. La legalización garantiza el consumo en dosis y condiciones óptimas, de modo legal y con una carga fiscal que beneficie a toda la sociedad. También hay que tener en cuenta que, al ser ilegal su cultivo para la venta, la mayor parte del comercio de estos productos, hachís, marihuana y sus derivados, viene de fuera del País Valenciano, por lo que no crea beneficio en el sector del cultivo autóctono. El consumo de cannabis en el País Valenciano es un hecho, por lo tanto se hace necesaria la legalización de estos productos para favorecer un control sanitario y educacional, la creación de puestos de trabajo y la recaudación fiscal. Si de los 1100 millones de euros que se estima mueve en España el Cannabis, solo para consumo lúdico, se gravase la mitad de impuestos que se gravan al tabaco (que son del 80% del precio de la cajetilla), la medida supondría un ingreso de 440 millones de euros al año, sin contar con las cotizaciones de los nuevos trabajos, licencias de apertura, consumo de productos derivados, etc,que esto generaría. Si se gravase el mismo 80% serían unos ingresos de 880 millones al año. Por otra parte, los beneficios farmacológicos de los productos derivados del cannabis están más que demostrados: reducción de náuseas en el tratamiento con quimioterapia, analgesia efectiva en enfermedades que provocan gran sufrimiento, antidepresivo natural que no provoca adicción física, diferentes utilidades para las afecciones de piel, y un largo etcétera. Debe darse a los médicos y farmacias la posibilidad de dispensar productos del cannabis bajo receta médica, dado que sus efectos secundarios son, con mucho, más benignos que los de la mayoría de los ansiolíticos o inhibidores selectivos de la serotonina, relajantes musculares o analgésicos. No podemos olvidarnos de que se recetan y expenden todos los días derivados del opio y opiáceos, por poner un ejemplo. Por lo anteriormente expuesto, solicitamos: La producción Despenalización total del cultivo para autoconsumo. Cualquier persona podrá poseer la cantidad que desee de plantas de cannabis para su consumo o uso personal. En caso de querer hacer negocio a pequeño nivel con lo cultivado en su propia vivienda o finca, debería ser siempre bajo la advertencia de que se trata de plantas cultivadas por sí mismo y dicha actividad deberá armonizarse (siempre que sea una actividad económica y no de intercambio) con el resto de actividad de autónomos, penalizándose en todo caso la actividad económica no regulada, pero no el cultivo. En caso de terrenos de cultivo superiores a 25 m2, el dueño deberá notificar a la autoridad competente (guardia civil) de su cultivo, para las precauciones necesarias en caso de incendio. 5.-­‐ Especialización del cultivo La producción debe estar controlada desde los organismos públicos de Sanidad y de Industria. La planta puede cultivarse para la fabricación textil, pero las semillas para la fabricación de fármacos o consumibles. Esto debe estar acreditado desde la compra de semillas hasta la venta del producto cultivado. De este modo, la presión fiscal siempre será la adecuada y la cepa cultivada podrá analizarse en función a su utilidad final. Estará prohibida la venta y distribución no especificada en el tipo de cultivo y el autoconsumo de los trabajadores o dueños de la plantación, para evitar el menudeo o el consumo de productos que no cumplan la función esperada. 6.-­‐Vigilancia aduanera Se buscará una absoluta armonización entre las leyes de exportación e importación con respecto a otros países en que sea legal la producción o consumo de productos derivados de cannabis, tanto con respecto a los productos elaborados como a las semillas o la planta recolectada y sus componentes. Es decir: no estará prohibida la exportación e importación, pero estarán reguladas bajo las premisas de los ministerios de Sanidad, Hacienda y de justa competencia. 7.-­‐Transporte, recogida y empaquetamiento Se debe adecuar a los estándares de transportes de mercancías peligrosas en función del tipo de producto que se esté transportando, si son semillas, troncos, etc, tanto de productos elaborados como de producto no elaborados. Los medios de transporte deben ser adecuados en cuanto a seguridad, ventilación, etcétera. La recolección y empaquetamiento también debe cumplir los estándares adecuados de seguridad para evitar cualquier riesgo de intoxicación inmediata o acumulada. 8.-­‐Elaboración y venta Productos farmacológicos: Dependiendo de los efectos buscados se permitirán la fabricación de productos adecuados en formato y dosis, al efecto beneficioso que se busque, con todas las garantías farmacológicas y de Sanidad. Estos efectos y los posibles efectos adversos quedarán perfectamente reflejados en el prospecto del producto, y solo podrán dispensarse en farmacias y con receta médica cuando así lo considere el Ministerio de Sanidad. No serán considerados productos propios de herboristerías o tiendas de remedios naturales. Productos de consumo: habrá dos tipos de productos de consumo privados del cannabis: los monodosis y los ingredientes. Los monodosis serían cigarrillos, chicles o cualquier otra presentación monodosis en la que estén perfectamente indicados sus efectos. Podrán ser puestos a la venta en estancos y en tiendas especializadas. Los ingredientes solo podrán ser puestos a la venta en tiendas especializadas (a las que se les permite también comercializar los productos monodosis). Se trata de ingredientes con los que se pueden elaborar consumibles como cigarrillos, pasteles, etc. Elaboración de productos monodosis: Deberá llevarse a cabo en instalaciones y con medios que aseguren la no existencia de trazas en otros productos que no deban poseer ningún resto de cannabis. Tiendas especializadas: Los dependientes y dueños de tiendas especializadas deben pasar un curso sobre los productos que van a poner a la venta. Las licencias de apertura irán en función de la cantidad de tiendas del mismo tipo que haya en la zona y con el criterio de que no estén cerca de colegios, institutos y centros de ocio familiar. Las licencias solo requerirán tramitación y tendrán un coste lo más asumible posible para que se incentive la iniciativa y el autoempleo. Los cursos también tendrán precios estandarizados asequibles y no será necesario tramitarlos a través de academia. El objetivo es que el dependiente sea capaz de asesorar al comprador sobre dosis y elaboración de los productos para un consumo responsable, y sobre el modo de actuar en caso de una mala reacción o un exceso en la ingesta. Estas tiendas están obligadas a soportar la publicidad informativa que los organismos públicos tengan a bien distribuir en cada momento. Tendrán las mismas restricciones horarias que para la venta de bebidas alcohólicas, en caso de existir dichas restricciones. Tendrán permiso para vender otros productos relacionados con el consumo de cannabis y textiles del cáñamo, pero nunca fármacos. 9.-­‐Consumo responsable y uso consciente Pérdida de facultades: Se mantienen las restricciones en materia de conducción y manejo de maquinaria pesada, y cualquier otra actividad que pueda entrañar un riesgo para uno mismo o para terceros, dejando estas medidas tanto para la DGT como para las autoridades laborales pertinentes. Sin embargo, se detendrán los controles de carretera en materia de THC, hasta que no se encuentre un test inmediato que detecte si se conduce bajo los efectos de dicha sustancia, y no si se ha consumido recientemente. Se retirará el cannabis de la lista perseguida en los controles realizados con Drug Test 5000 de forma inmediata. Según la ONU en España entre el 13% y el 15% de la población es consumidora. Supuestamente según la DGT los accidentes producidos por los consumidores nos genera un gasto de 1,4 millones anuales pero sin embargo gastamos casi 23 millones entre campañas y mantener los dispositivos en operatividad, siendo una medida nada más que recaudatoria y más según los últimos estudios publicados por el Homónimo de la DGT en EEUU, la AAA que determinan los efectos en la conducción a casi 0. Optamos por otros tipos de controles más reales con la sociedad como el sistema TAC (Test de Aptitud a la Conducción), donde se miden las aptitudes para la conducción tras realizar un corto test en un simulador y no por encontrar rastros de 1ng/ml de saliva que solo identifican que han estado en contacto con la sustancia (incluso 3 meses después de su consumo) pero no mide sus efectos en el organismo, ni sus efectos al volante. Esta medida creará mayor protección jurídica tanto a las administraciones, como a la ciudadanía que no se verán presa del afán recaudatorio, separando un uso responsable y consciente del que no. Protección demenores: Tendrá las mismas restricciones que el tabaco en cuanto al consumo de productos fumados, añadiéndose la prohibición de consumirlo en presencia de menores incluso en espacios abiertos que sean susceptibles de ser visitados por menores, tales como parques, afueras de los colegios e institutos, etc. Concienciación sobre el producto: Se establecerá una campaña de información ciudadana, basada en datos objetivos tanto de los beneficios como de los perjuicios del cannabis, por parte de las autoridades sanitarias y de la DGT. Recetas y vademécuns: Un comité de expertos establecerá las circunstancias en que sea recomendable la prescripción de estos productos farmacológicos y se incluirá la descripción necesaria en los vademécum. 10. Igualdad Legalización del Cannabis, con la finalidad de desarticular la economía sumergida de las mafias, como locomotora laboral y medioambiental, tanto a nivel nacional como internacional El consumo de cannabis es algo habitual para una gran parte de la ciudadanía. Las desigualdades son latentes estigmatizando a las personas consumidoras, mientras las redes internacionales del narcotráfico y el terrorismo ven como se incrementa su financiación; capaces de distribuir en menos de 24h en cualquier punto del país. Esta persecución al consumo del Cánnabis, es un gran atentado a los derechos de las personas que siguen ocurriendo hoy en día. Miles de ciudadanos en cárceles, por un fraude a la administración por la venta ilegal, tenencia o cultivo, llenando los presidios de simples peones en una guerra absurda que solo favorece el enriquecimiento de las grandes redes de distribución mafiosas. Venta siempre voluntaria y sin obligación. La hipocresía de una sociedad, que mira a otro lado, sabiendo que solo sirve para mantener un comercio ilegal paralelo, no deja nada más al estado que una larga factura en presidios y dispositivos, sin afectar de forma real la raíz del problema. Todo por una planta con miles de años, de uso y sin ninguna muerte asignada por su consumo, que tras el descubrimiento del Nylon fue siendo prohibida en todos los países, de la mano de EEUU. Una planta que gracias a sus mil usos, nos puede abastecer de biodiesel o frenar terrenos y montes yermos y desolados por distintas erosiones aparte de sus capacidades de fitorremediación entre alguna de sus cualidades que ya se están usando en otros países dentro y fuera de la EU. 11. Libertades Regularización de los clubes sociales cannábicos (CSC) y legalización del Cánnabis terapéutico Esta propuesta NO contiene la legalización del consumo en lugares o vías públicas, así como tampoco permite el ánimo de lucro en ninguna actividad relacionada con el cannabis, buscando así un consenso entre la mayoría de la ciudadanía. Esta propuesta pretende regular el vacío existente alrededor de los CSC, creando un marco legal y regulado de relación con las administraciones que aportaría seguridad jurídica a una realidad ya existente, así como dar vía libre a la investigación médica en torno al cannabis. Objetivos: •Minimizar los riesgos sociales y de salud, especialmente respecto al crimen organizado. •Proteger a los jóvenes mediante restricciones de edad y educación sobre la materia. •Maximizar los beneficios médicos y terapéuticos del cannabis, moviendo su desarrollo científico. •Promover la calidad y la salubridad del cannabis y sus derivados mediante controles. •Reflotar economía sumergida, con la consecuente recaudación de impuestos y creación de puestos de trabajo. Medidas: •Instar a las Comunidades Autónomas a crear una regulación propia de los CSC. •Legalización del estudio y uso medicinal del cannabis en todos sus aspectos. •Permitir el autoabastecimiento y el cultivo compartido, así como las cantidades que suponen consumo propio, entendiéndose siempre en un ámbito privado. •Creación de un protocolo específico para el transporte del cannabis desde el cultivo compartido hasta el local de la asociación, así como establecer un mínimo cuya posesión no sea multada. •Los CSC podrán crear entidades que los agrupen para la consecución de los intereses que les son comunes y su representación. •Las Administraciones Públicas promoverán la creación de órganos de colaboración entre aquéllas y los CSC o entidades que los representen.
submitted by soucasen to ComunitatValenciana [link] [comments]


2017.05.04 17:34 soucasen Regularización de los clubes sociales cannábicos (CSC) y legalización del Cánnabis terapéutico

1. Libertades Las personas usuarias de cannabis deben de ser descriminalizadas, sus cultivos regularizados y todos sus derechos respetados y defendidos. Proponemos que se despenalice el cultivo y la tenencia de cannabis a nivel personal y colectivo. Regular la actividad de los Club Sociales Cannábicos (CSC). Realizar los cambios legislativos necesarios, derogar la ley mordaza y convocar una mesa de trabajo sectorial para presentar una propuesta estatal que garantice las libertades y derechos fundamentales de las personas usuarias. La prohibición causa más problemas que las propias drogas y es necesaria una política de drogas justa y eficaz. 2. Modelo Productivo Regularización del consumo, la producción de cannabis y sus derivados. En este país hay muchos intereses económicos y personales alrededor de este tema, más aún después de la exitosa experiencia en Colorado, EEUU, creando empleo y recaudando impuestos (el caso uruguayo no lo es tanto, ya que le da la concesión a la industria farmacéutica, obliga a un registro personal y mantiene en secreto el origen de las semillas). Es hora de aceptar la realidad y desarrollar un marco regulatorio como medida para crear empleo y más aún cuando más de 63% está a favor del uso lúdico. 3. I+D+i Política Científica Legalizar la marihuana con fines terapeuticos, recreativos y el proceso investigativo Legalizar el cultivo, producción, uso y consumo de la marihuana para la investigación, el uso terapéutico y el uso recreativo. Las propiedades terapéuticas de la planta Cannabis sativa se utilizan desde hace siglos y en la actualidad existen numerosos grupos de investigación centrados en comprobar la actuación de los cannabinoides sobre diversos sistemas fisiológicos (motor,neuroendocrino, cardiovascular, etc) en beneficio de la salud del hombre y los animales. 4.Salud Pública Reglamentación del cultivo, manufactura y venta de productos derivados del cannabis Aparte de la utilidad de la planta como materia prima para fabricación de ropa y productos cosméticos, el principio activo del cannabis, el THC, se puede usar como producto farmacológico y como producto de consumo lúdico. La legalización de estos productos, que de todos modos se consumen, favorece un control sanitario, posibilidad de informar a los consumidores, la creación de puestos de trabajo y la recaudación fiscal. El desarrollo legislativo que abarca control aduanero, regulación de transporte, legislación sobre tiendas, etc... Los verdaderos motivos por los que los productos derivados de la planta del cannabis son ilegales en la mayoría de los países, se fundamentan en intereses económicos. Dado que la producción de textiles derivados del cáñamo amenazaba el mercado de productos derivados del algodón, EEUU decidió que el cannabis sería ilegal. Así se favorecía el cultivo del algodón en que los americanos son especialistas. Aparte de la utilidad de la planta como materia prima para fabricación de ropa y productos cosméticos, el principio activo del cannabis, el THC, se puede usar en dos grandes vertientes: como producto farmacológico y como producto de consumo con efectos sobre el sistema nervioso. Teniendo en cuenta que la segunda vertiente es la que prima, la mayoría de la población está consumiendo un producto que no ha pasado por controles de sanidad y consumo; cuyos beneficios van al mundo del narcotráfico y no redunda en la Hacienda Pública. La legalización garantiza el consumo en dosis y condiciones óptimas, de modo legal y con una carga fiscal que beneficie a toda la sociedad. También hay que tener en cuenta que, al ser ilegal su cultivo para la venta, la mayor parte del comercio de estos productos, hachís, marihuana y sus derivados, viene de fuera del País Valenciano, por lo que no crea beneficio en el sector del cultivo autóctono. El consumo de cannabis en el País Valenciano es un hecho, por lo tanto se hace necesaria la legalización de estos productos para favorecer un control sanitario y educacional, la creación de puestos de trabajo y la recaudación fiscal. Si de los 1100 millones de euros que se estima mueve en España el Cannabis, solo para consumo lúdico, se gravase la mitad de impuestos que se gravan al tabaco (que son del 80% del precio de la cajetilla), la medida supondría un ingreso de 440 millones de euros al año, sin contar con las cotizaciones de los nuevos trabajos, licencias de apertura, consumo de productos derivados, etc,que esto generaría. Si se gravase el mismo 80% serían unos ingresos de 880 millones al año. Por otra parte, los beneficios farmacológicos de los productos derivados del cannabis están más que demostrados: reducción de náuseas en el tratamiento con quimioterapia, analgesia efectiva en enfermedades que provocan gran sufrimiento, antidepresivo natural que no provoca adicción física, diferentes utilidades para las afecciones de piel, y un largo etcétera. Debe darse a los médicos y farmacias la posibilidad de dispensar productos del cannabis bajo receta médica, dado que sus efectos secundarios son, con mucho, más benignos que los de la mayoría de los ansiolíticos o inhibidores selectivos de la serotonina, relajantes musculares o analgésicos. No podemos olvidarnos de que se recetan y expenden todos los días derivados del opio y opiáceos, por poner un ejemplo. Por lo anteriormente expuesto, solicitamos: La producción Despenalización total del cultivo para autoconsumo. Cualquier persona podrá poseer la cantidad que desee de plantas de cannabis para su consumo o uso personal. En caso de querer hacer negocio a pequeño nivel con lo cultivado en su propia vivienda o finca, debería ser siempre bajo la advertencia de que se trata de plantas cultivadas por sí mismo y dicha actividad deberá armonizarse (siempre que sea una actividad económica y no de intercambio) con el resto de actividad de autónomos, penalizándose en todo caso la actividad económica no regulada, pero no el cultivo. En caso de terrenos de cultivo superiores a 25 m2, el dueño deberá notificar a la autoridad competente (guardia civil) de su cultivo, para las precauciones necesarias en caso de incendio. 5.-­‐ Especialización del cultivo La producción debe estar controlada desde los organismos públicos de Sanidad y de Industria. La planta puede cultivarse para la fabricación textil, pero las semillas para la fabricación de fármacos o consumibles. Esto debe estar acreditado desde la compra de semillas hasta la venta del producto cultivado. De este modo, la presión fiscal siempre será la adecuada y la cepa cultivada podrá analizarse en función a su utilidad final. Estará prohibida la venta y distribución no especificada en el tipo de cultivo y el autoconsumo de los trabajadores o dueños de la plantación, para evitar el menudeo o el consumo de productos que no cumplan la función esperada. 6.-­‐Vigilancia aduanera Se buscará una absoluta armonización entre las leyes de exportación e importación con respecto a otros países en que sea legal la producción o consumo de productos derivados de cannabis, tanto con respecto a los productos elaborados como a las semillas o la planta recolectada y sus componentes. Es decir: no estará prohibida la exportación e importación, pero estarán reguladas bajo las premisas de los ministerios de Sanidad, Hacienda y de justa competencia. 7.-­‐Transporte, recogida y empaquetamiento Se debe adecuar a los estándares de transportes de mercancías peligrosas en función del tipo de producto que se esté transportando, si son semillas, troncos, etc, tanto de productos elaborados como de producto no elaborados. Los medios de transporte deben ser adecuados en cuanto a seguridad, ventilación, etcétera. La recolección y empaquetamiento también debe cumplir los estándares adecuados de seguridad para evitar cualquier riesgo de intoxicación inmediata o acumulada. 8.-­‐Elaboración y venta Productos farmacológicos: Dependiendo de los efectos buscados se permitirán la fabricación de productos adecuados en formato y dosis, al efecto beneficioso que se busque, con todas las garantías farmacológicas y de Sanidad. Estos efectos y los posibles efectos adversos quedarán perfectamente reflejados en el prospecto del producto, y solo podrán dispensarse en farmacias y con receta médica cuando así lo considere el Ministerio de Sanidad. No serán considerados productos propios de herboristerías o tiendas de remedios naturales. Productos de consumo: habrá dos tipos de productos de consumo privados del cannabis: los monodosis y los ingredientes. Los monodosis serían cigarrillos, chicles o cualquier otra presentación monodosis en la que estén perfectamente indicados sus efectos. Podrán ser puestos a la venta en estancos y en tiendas especializadas. Los ingredientes solo podrán ser puestos a la venta en tiendas especializadas (a las que se les permite también comercializar los productos monodosis). Se trata de ingredientes con los que se pueden elaborar consumibles como cigarrillos, pasteles, etc. Elaboración de productos monodosis: Deberá llevarse a cabo en instalaciones y con medios que aseguren la no existencia de trazas en otros productos que no deban poseer ningún resto de cannabis. Tiendas especializadas: Los dependientes y dueños de tiendas especializadas deben pasar un curso sobre los productos que van a poner a la venta. Las licencias de apertura irán en función de la cantidad de tiendas del mismo tipo que haya en la zona y con el criterio de que no estén cerca de colegios, institutos y centros de ocio familiar. Las licencias solo requerirán tramitación y tendrán un coste lo más asumible posible para que se incentive la iniciativa y el autoempleo. Los cursos también tendrán precios estandarizados asequibles y no será necesario tramitarlos a través de academia. El objetivo es que el dependiente sea capaz de asesorar al comprador sobre dosis y elaboración de los productos para un consumo responsable, y sobre el modo de actuar en caso de una mala reacción o un exceso en la ingesta. Estas tiendas están obligadas a soportar la publicidad informativa que los organismos públicos tengan a bien distribuir en cada momento. Tendrán las mismas restricciones horarias que para la venta de bebidas alcohólicas, en caso de existir dichas restricciones. Tendrán permiso para vender otros productos relacionados con el consumo de cannabis y textiles del cáñamo, pero nunca fármacos. 9.-­‐Consumo responsable y uso consciente Pérdida de facultades: Se mantienen las restricciones en materia de conducción y manejo de maquinaria pesada, y cualquier otra actividad que pueda entrañar un riesgo para uno mismo o para terceros, dejando estas medidas tanto para la DGT como para las autoridades laborales pertinentes. Sin embargo, se detendrán los controles de carretera en materia de THC, hasta que no se encuentre un test inmediato que detecte si se conduce bajo los efectos de dicha sustancia, y no si se ha consumido recientemente. Se retirará el cannabis de la lista perseguida en los controles realizados con Drug Test 5000 de forma inmediata. Según la ONU en España entre el 13% y el 15% de la población es consumidora. Supuestamente según la DGT los accidentes producidos por los consumidores nos genera un gasto de 1,4 millones anuales pero sin embargo gastamos casi 23 millones entre campañas y mantener los dispositivos en operatividad, siendo una medida nada más que recaudatoria y más según los últimos estudios publicados por el Homónimo de la DGT en EEUU, la AAA que determinan los efectos en la conducción a casi 0. Optamos por otros tipos de controles más reales con la sociedad como el sistema TAC (Test de Aptitud a la Conducción), donde se miden las aptitudes para la conducción tras realizar un corto test en un simulador y no por encontrar rastros de 1ng/ml de saliva que solo identifican que han estado en contacto con la sustancia (incluso 3 meses después de su consumo) pero no mide sus efectos en el organismo, ni sus efectos al volante. Esta medida creará mayor protección jurídica tanto a las administraciones, como a la ciudadanía que no se verán presa del afán recaudatorio, separando un uso responsable y consciente del que no. Protección demenores: Tendrá las mismas restricciones que el tabaco en cuanto al consumo de productos fumados, añadiéndose la prohibición de consumirlo en presencia de menores incluso en espacios abiertos que sean susceptibles de ser visitados por menores, tales como parques, afueras de los colegios e institutos, etc. Concienciación sobre el producto: Se establecerá una campaña de información ciudadana, basada en datos objetivos tanto de los beneficios como de los perjuicios del cannabis, por parte de las autoridades sanitarias y de la DGT. Recetas y vademécuns: Un comité de expertos establecerá las circunstancias en que sea recomendable la prescripción de estos productos farmacológicos y se incluirá la descripción necesaria en los vademécum. 10. Igualdad Legalización del Cannabis, con la finalidad de desarticular la economía sumergida de las mafias, como locomotora laboral y medioambiental, tanto a nivel nacional como internacional El consumo de cannabis es algo habitual para una gran parte de la ciudadanía. Las desigualdades son latentes estigmatizando a las personas consumidoras, mientras las redes internacionales del narcotráfico y el terrorismo ven como se incrementa su financiación; capaces de distribuir en menos de 24h en cualquier punto del país. Esta persecución al consumo del Cánnabis, es un gran atentado a los derechos de las personas que siguen ocurriendo hoy en día. Miles de ciudadanos en cárceles, por un fraude a la administración por la venta ilegal, tenencia o cultivo, llenando los presidios de simples peones en una guerra absurda que solo favorece el enriquecimiento de las grandes redes de distribución mafiosas. Venta siempre voluntaria y sin obligación. La hipocresía de una sociedad, que mira a otro lado, sabiendo que solo sirve para mantener un comercio ilegal paralelo, no deja nada más al estado que una larga factura en presidios y dispositivos, sin afectar de forma real la raíz del problema. Todo por una planta con miles de años, de uso y sin ninguna muerte asignada por su consumo, que tras el descubrimiento del Nylon fue siendo prohibida en todos los países, de la mano de EEUU. Una planta que gracias a sus mil usos, nos puede abastecer de biodiesel o frenar terrenos y montes yermos y desolados por distintas erosiones aparte de sus capacidades de fitorremediación entre alguna de sus cualidades que ya se están usando en otros países dentro y fuera de la EU. 11. Libertades Regularización de los clubes sociales cannábicos (CSC) y legalización del Cánnabis terapéutico Esta propuesta NO contiene la legalización del consumo en lugares o vías públicas, así como tampoco permite el ánimo de lucro en ninguna actividad relacionada con el cannabis, buscando así un consenso entre la mayoría de la ciudadanía. Esta propuesta pretende regular el vacío existente alrededor de los CSC, creando un marco legal y regulado de relación con las administraciones que aportaría seguridad jurídica a una realidad ya existente, así como dar vía libre a la investigación médica en torno al cannabis. Objetivos: •Minimizar los riesgos sociales y de salud, especialmente respecto al crimen organizado. •Proteger a los jóvenes mediante restricciones de edad y educación sobre la materia. •Maximizar los beneficios médicos y terapéuticos del cannabis, moviendo su desarrollo científico. •Promover la calidad y la salubridad del cannabis y sus derivados mediante controles. •Reflotar economía sumergida, con la consecuente recaudación de impuestos y creación de puestos de trabajo. Medidas: •Instar a las Comunidades Autónomas a crear una regulación propia de los CSC. •Legalización del estudio y uso medicinal del cannabis en todos sus aspectos. •Permitir el autoabastecimiento y el cultivo compartido, así como las cantidades que suponen consumo propio, entendiéndose siempre en un ámbito privado. •Creación de un protocolo específico para el transporte del cannabis desde el cultivo compartido hasta el local de la asociación, así como establecer un mínimo cuya posesión no sea multada. •Los CSC podrán crear entidades que los agrupen para la consecución de los intereses que les son comunes y su representación. •Las Administraciones Públicas promoverán la creación de órganos de colaboración entre aquéllas y los CSC o entidades que los representen.
submitted by soucasen to ComunitatValenciana [link] [comments]


2016.08.15 12:14 EDUARDOMOLINA El recorte tabú: bajar las pensiones un 3% en 2017.Este año los jubilados gozarán de una revalorización del 0,25% en sus pensiones, salvo que medie una decisión política en otro sentido. La salud de las cuentas de la Seguridad Social obliga a lo contrario.

Miguel Alba
http://vozpopuli.com/analisis/88024-el-recorte-tabu-bajar-las-pensiones-un-3-en-2017
"Ya será después de vacaciones. No por ser un propósito de agosto. Sino porque la parálisis política mantiene adormecida cualquier decisión. Desde las más básicas hasta las trascendentales. En el grupo de estas últimas revolotea una pregunta que asusta a los políticos porque se enfoca en una importante base de votantes. Los jubilados. Un grupo que decanta un buen puñado de escaños. ¿Qué hacemos con las pensiones para que sean sostenibles? Un asunto que hay que elevar al debate político cuanto antes por mucho que para nuestros políticos se haya convertido, desde hace décadas, en territorio tabú.
Las alarmas suenan desde hace tiempo. El tiempo de los agoreros del sistema, de los apocalípticos, pasó. Ya no es una cuestión de los detractores de una escuela económica y sus contrarios. Es un tema de cifras, remachado en el colapso de los ingresos de la Seguridad Social. Sus cuentas enseñan, en estos primeros seis meses de 2016, un déficit anual (calculado entre julio de 2015 y hace apenas un mes) superior a los 17.000 millones. Un dato más que preocupante si tenemos en cuenta que este agujero se ha generado con una dinámica de crecimiento económica real del 3,2%.
La sostenibilidad del sistema público de pensiones seguirá enclaustrado en debates teóricos mientras los políticos se parapetarán en cualquier tipo de excusa para no abrir el melón
Dos son las explicaciones que argumenta la comunidad económica para justificar este desajuste de ingresos. Por un lado, la caída de las cotizaciones correspondientes a los desempleados que dejaron de recibir prestaciones al encontrar trabajo o agotarlas. La disminución de la cotización media por ocupado es la segunda vía. Pese al crecimiento de afiliados a la Seguridad Social, los ingresos no se ajustan a las previsiones efectuadas por el Gobierno debido a la peor calidad del nuevo empleo. Sus bases de cotización son menores porque los salarios también son menores.
La espiral seguirá en esta senda continuista, al menos, mientras continúe la situación de interinidad de este Gobierno. Un plazo al que nadie se atreve a ponerle fecha de caducidad. Y mientras tanto, uno de nuestros mayores nudos gordianos, la sostenibilidad del sistema público de pensiones, seguirá enclaustrado entre debates teóricos mientras los políticos se parapetarán en cualquier tipo de excusa para no abrir el melón.
Tanto es así, que el próximo año los jubilados gozarán de una revalorización del 0,25% en sus pensiones, el mínimo legal, salvo que medie una decisión política en otro sentido. La salud de las cuentas de la Seguridad Social obliga a lo contrario. A una reducción de las pensiones del 3,11% para el próximo ejercicio, según los cálculos efectuados por el Grupo de Investigación en Pensiones y Protección Social de la Universidad de Valencia. Este grupo de expertos ha anticipado el cálculo de la revalorización de las pensiones en 2017, el mecanismo que desde 2014 sustituyó a la actualización según el índice de precios al consumo (IPC). La fórmula tiene en cuenta distintos parámetros del sistema: evolución de los ingresos, aumento del número de pensiones, efecto sustitución (relación entre altas y bajas de pensiones) y, por último, la corrección del déficit. El resultado viene siendo determinante para la subida de las pensiones de cada año.
El análisis de este equipo universitario muestra una vez más la insostenibilidad del actual sistema de pensiones. No sólo el resultado de esta fórmula es negativo sino que, además, la situación se ha deteriorado con respecto al pasado ejercicio. Sus cálculos muestran que el índice de revalorización para 2017, según los datos anticipados de la Seguridad Social en este primer semestre, es del -3,11% frente al -2,52% de 2015. El mensaje es claro. Las pensiones deberían reducirse en esa proporción para ajustar paulatinamente los gastos con los ingresos del sistema. Un tema del que ya hemos hablado en alguna ocasión en esta columna. El ajuste necesitaría de una década de rebaja en las pensiones públicas y del cambio en los hábitos de quiénes estamos cotizando en busca de la tranquilidad futura mediante el ahorro privado.
Pese a las (negras) evidencias, las pensiones continuarán en terreno positivo por el proteccionismo que otorga el propio sistema
Pese a las (negras) evidencias, las pensiones continuarán en terreno positivo por el proteccionismo que otorga el propio sistema. El mecanismo de revalorización tiene un tope que garantiza una subida mínima del 0,25% y también un techo máximo que impide que las pensiones se revaloricen por encima de una tasa equivalente al IPC más 0,25 puntos. De esta manera, pese a que los datos (y la delicada salud de la Seguridad Social) invitan a lo contrario, los pensionistas tienen asegurada una subida nominal del 0,25%. Una buena noticia para los pensionistas pero también para los políticos que cuentan con una justificación en la misma norma para no castigar a una importante base de votantes.
La visión cortoplacista seguirá incrementando el agujero de las pensiones públicas. Según la Airef, el 'pepito grillo' de Montoro, el Fondo de Reserva podría agotarse en 2017 si no se adoptan medidas. Sólo en 2016, se han utilizado más de 8.700 millones para el pago de la extra de pensionistas y otros gastos que no se cubren por la vía de los ingresos. El debate de las pensiones no acepta más demora. Una discusión que debe llevar implícita una nueva reforma fiscal que favorezca el ahorro privado de los planes de pensiones. Otra empresa demasiado ambiciosa cuando medio país está ávido de gobierno y la otra mitad mira el calendario en busca de la fecha de las terceras elecciones."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]